banner III UBEbonsai

Just open a Bet365 account today and make a deposit http://abonuscode.co.uk Make a deposit of £10-£200 and then enter the 10-digit bonus code

Para terminar esta serie de entregas del 8th World Bonsai Congress de SAITAMA 2017, presentamos algunas de las demostraciones y subastas que se celebraron ese fin de semana. Todo pensado para y por sus invitados, nosotros.

En la inauguración del evento habíamos podido asistir a una demostración histórica del gran Masahiko Kimura. Ahora bajábamos al mundo de los mortales, el escenario acorde con la situación, más cercano al espectador, que se sentía parte de la escena.

Se encendieron los focos y un director de orquesta de gala, no esperábamos menos. Le tocaba el turno al Kimura “persona”, se había quitado su capa de “inmortalidad” de la jornada anterior, lucía un uniforme acorde al momento y …¡comenzaba el espectáculo!

 

 

Como veis presentaciones en toda regla y agradecimientos a los demostradores principales y sus asistentes.

 En esta demostración se presentaron dos artistas de reconocido prestigio en Japón, Masayuki Fujikawa a quien ya tuvimos la suerte de conocer en Francia y en Alcobendas, y Shigeo Isobe, experto cultivador de azaleas.

Nos centraremos a continuación en la demostración de Fujikawa san sobre un maravilloso pino blanco japonés.

Primer paso, definir el frente y la posición de plantado. Unos minutos fuera del escenario y nuevamente en el foco. Había que supervisar que el ángulo de plantado y el atado fuera el correcto, claro.

 Mientras Ryan Neil se afanaba por explicar a los presentes los pormenores de la operación. 

Chaqueta fuera, Kimura se hacía cada vez más mortal. Y nosotros lo disfrutábamos.

Ojo avizor, no obstante. Nada podía fallar. Nada. 

La demostración avanzaba, el árbol iba cogiendo forma. Todo, absolutamente todo era consultado con el maestro. Respeto reverencial.

Fijaros en el Fujikawa san, no es que hiciera calor en la sala, no. El trabajo estaba resultando intenso, muy intenso. Y no parecía que tuvieran intención alguna de que quedara a medio terminar, ni mucho menos. Estábamos en abril, se podría trasplantar respetando la salud del árbol, ¡claro que sí! Allá iban.

Maceta perfectamente preparada y ¡a la faena!

Y cómo no, ¡ya sabíamos quién no se lo iba a perder!

1,2,3…8 manos para la faena.

El fotógrafo oficial de Ryan Neil tampoco perdía detalle, diríamos que no tenía manos suficientes…

Árbol fuera de la maceta y a peinar raíces:

Pequeños ajustes.

 Fijaros que con el nuevo ángulo de plantado se ajusta la limpieza de la tierra del cepellón calculando los espacios.

Tocaba un PIT-STOP: retirada del árbol, limpieza y colocación De maceta. Resultado, 10 segundos. Coordinación máxima. Daba gusto verlo trabajar como equipo perfectamente engranado.

Seguramente a estas alturas os haya pasado como a nosotros, no sabéis si mirar el árbol de la demostración que os estamos mostrando o el árbol del fondo…sí, es una azalea…mega azalea.

Correcciones al ángulo de plantado. 

Si os habéis fijado en toda la demostración los maestros japoneses cuidan todos y cada uno de los pequeños detalles. Maestro principal demostrador polo negro, asistentes polo blanco. Hay un actor principal y varios actores secundarios. Demostrador principal en el centro de la escena siempre, el espacio principal se le reserva por respeto, nunca es ocupado por sus asistentes. Estos siempre en el perímetro de la representación, cada uno en su espacio, en su posición. Solo de esta manera la obra se puede disfrutar adecuadamente por el espectador. Tomemos nota.

Bravo Fijikawa san y todo el equipo. Impecable trabajo.

Quizás os estéis preguntando a estas alturas la repercusión que puede tener este tipo de demostraciones en Japón, cómo son cubiertas por reportajes para revistas, televisiones o prensa escrita o digital.

A nosotros nos quedó claro nada más entrar en la sala:

Bueno, toca un descanso de demostraciones. ¡Vámonos a las subastas! ¿os apetece? ¿nos acompañáis?

Estos actos son divertidísimos. Material de primera calidad, piezas de coleccionistas y precios…quién sabe cómo puede acabar la cosa…

Estos eran los materiales que formaban parte de esta subasta:

 

 

Calentamos motores con un infatigable personaje del bonsái internacional…nuestro amigo Jorge Campos, quien pujó fuertemente por un maravilloso suiseki para su jardín…¿Habrá sido el adjudicatario de la puja? ¿habría sido solo un deseo inacabado? Aquí lo podéis comprobar, suerte ¡Jorge!

 

 

 

¡Maravilloso!, lo había conseguido, y cómo no, nos picó el gusanillo…se subastaba una edición especial: Conjunto de dos libros de la colección de árboles y macetas del gran maestro japonés Daizo Iwasaki. ¿Correríamos la misma suerte que nuestro compatriota? Os invitamos a verlo:

 

 

  

Lo habíamos conseguido también. Momento mágico para nosotros. Qué recuerdo nos llevamos de esta tarde. ¡Gracias Japón! 

Pero… ¡sorpresa! ¿no habíamos sido los ganadores? Creíamos que sí, pero quizás no….

 

   

Ahora sí, que sí.

Al parecer creíamos que no, pero lo que había sucedido es que se subastaban dos lotes de libros…y resultamos adjudicatarios de los dos lotes. En realidad, uno de ellos no salió se la sala con nosotros. Había un joven aficionado japonés que nos lo pidió amablemente y evidentemente se lo cedimos.

¿os apetece volver a las demostraciones? ¡Volvamos pues! Durante el fin de semana se realizaron más de una docena de maravillosas demostraciones que dejaremos para momentos posteriores en que esperamos poder enseñároslas. Aquí podéis ver alguno de los resultados de las mismas.

Os mostramos a continuación la última demostración del evento. Con ella se cerraba el telón y la función. No podía ser con otro maestro que con Shinji Suzuki, a quien muchos de nosotros esperábamos ver ansiosamente. No era para menos, el momento era ese. 

De nuevo los dos más grandes juntos en el escenario. Maestro de ceremonias Kimura, claro. Actor principal Shinji. ¡fantástico!

Shinji Suzuki san nos iba a deleitar con un delicado trabajo sobre un pino yamadori.

 

 

 

 

 Tras las debidas presentaciones. ¡Al tajo! 

Un nuevo actor principal entraba en escena, y el anterior se retiraba a un segundo discreto plano. Era el descanso del guerrero. Descanso merecido.

 Shinji comenzó su demostración con un cambio en el ángulo de plantado del árbol. Fijaros, sí, lo que veis es tal y como lo veis. Su grado de atención a los detalles llega hasta extremos insospechados. Tomamos nota de nuevo.

Tras la colocación del verde y una maravillosa información sobre cultivo unida a un sinfin de anécdotas y experiencias compartidas llego el momento de presentar su árbol. ¿Cómo solucionaría el maestro la disyuntiva entre no poder trasplantar su árbol (Fujikawa lo acababa de hacer esa misma mañana) y a la vez compartir con el espectador un trabajo acabado? Sencillo hablando de quien hablamos, naturalmente:

Pues sí, la misma sonrisa y cara de asombro se nos quedó a nosotros. Qué gozada. Un trabajo impecable en todos los sentidos.

Más detalles de nivel de sensibilidad de este autor. Hay que poner un tensor y una barra de hierro. Pues se pone, pero no se ve. Impecable.

Os retamos a que encontréis rastro alguno de la barra de hierro en el resultado global del trabajo final. Interferencias: cero.

Bueno amigos, esto es todo…de momento…

Esperamos y deseamos que hayáis disfrutado tanto como lo hemos hecho nosotros compartiendo con vosotros lo que sin duda alguna ha sido el evento de bonsái mas importante celebrado en este siglo. ¡Hasta la próxima!

 

El equipo UBE

Texto y fotografía: Andrés Álvarez

 

 

 

 

Para terminar esta serie de entregas del 8th World Bonsai Congress de SAITAMA 2017, presentamos algunas de las demostraciones y subastas que se celebraron ese fin de semana. Todo pensado para y por sus invitados, nosotros.

En la inauguración del evento habíamos podido asistir a una demostración histórica del gran Masahiko Kimura. Ahora bajábamos al mundo de los mortales, el escenario acorde con la situación, más cercano al espectador, que se sentía parte de la escena.

Se encendieron los focos y un director de orquesta de gala, no esperábamos menos. Le tocaba el turno al Kimura “persona”, se había quitado su capa de “inmortalidad” de la jornada anterior, lucía un uniforme acorde al momento y …¡comenzaba el espectáculo!